Estoy enamorada de un vampiro

Amar a un vampiro

Edward forever

Adicta a Crepúsculo

Team Edward

lunes, 8 de noviembre de 2010

Cap. 13-Melania.

Pasaron las clases y fui a buscar a Edward a su clase,pero ya se había ido al aparcamiento.
Estaba con Bethanie.Igualmente me acerque,pero luego me quede a cierta distancia,esperando,de pie.
Podía escuchar la conversación y la escuche,ya que mi novio ni se enteraba de que estaba allí:
-Creo que no.Lo único que me cuesta un poco de aprender es la lección de calculo.Por lo demás,ya es algo monótono-decía Bethanie.
Edward asintió.
-Me alegro de que te hallas incorporado tan bien.
-Tu novia...
-Bella-le dijo Edward.
-Eso,Bella,¿a ella le costo mucho adaptarse?-pregunto.
Edward se rió.
-Bueno,teniendo en cuenta que llego ayer,ya tiene amigos,empezamos a salir ayer mismo...-Sonrió-. No,supongo que no le ha costado.
Bethanie lo miro con cara asombrada.
-Por cierto,hablando de Bella,¿donde se habrá metido?

Me acerque.

-¡Hola!-dije,como si no hubiera escuchado nada.
Edward abrió los brazos para recibirme con un abrazo y yo lo acepte.
-¿Donde estabas?-me pregunto mientras me apretaba un poco mas en sus brazos.
-Tenia clase de Literatura Inglesa y luego te fui a buscar a tu clase,pero ya habíais salido-le conteste lo mas dulce que pude.Me sentía culpable.El esperando y yo pensando en idioteces.
Me estaba comportando como una celosa y solo llevábamos un día.¿Que iba a ser lo próximo?
-Oye,Bella-me llamo Bethanie-,siento mucho lo de antes.Es que...,bueno Edward es muy guapo y...-Miro al suelo-Bueno,que lo siento.
Asentí.¿Se creía que era tonta o algo?
Alce la cabeza para poder hablarle a Edward,mirándole a la cara.
-Oye,estoy cansada,¿que tal si nos vamos ya?-le dije con voz mimosa.
Se inclino y me dio un beso.Muy corto en mi opinión.
-Está bien-se giro hacia Bethanie-.Hasta mañana.
-Adiós.
Yo,simplemente asentí en su dirección.

Edward y yo nos fuimos al coche así,abrazados.

Me abrió la puerta,como un caballero, y luego,cuando el iba en dirección a la puerta del piloto,me agarre al asiento.
Cuando entro y me vio,se rió.
-Iré a 70 k/h,tranquila.
Le sonreí.

-Bella,¿te molesta si vamos un momento a mi casa?-No le conteste.Me limite a mirarlo con ojos como platos-.Es para dejar la maleta nada mas.
Suspire.
-¿Tengo que salir del coche?
Se rió.
-¿Que mas te da?
Le hice un mohín.
-¿Vamos?-pregunto.
Le mire de reojo,ya que me había vuelto hacia la ventana,para ver si encontraba a Yaiza.Y la encontré.Se estaba morreando con Mike.
-¡A la mansión Cullen!Guay...-dije con animo fingido primero y sin ningún animo después.

El se limito a reírse.Hoy se estaba riendo mucho de mi...






Llegamos y verdaderamente era una mansión...¡Era increíblemente hermosa!

Cuando Edward salio del coche,no me di cuenta de que daba la vuelta al coche para abrirme la puerta.Fue un verdadero gesto,pero yo seguí dentro del coche,admirando su casa.
-¡Wow!-dije mientras salia del coche.
-¿Te gusta?-pregunto mientras sonreía.
Ni siquiera le dirigí la mirada.
-¿En serio vives aquí?¡Es increíble!
Me obligo a entrar,literalmente.Lo hizo ya que yo no me podía mover del asombro.Luego me relaje.Si sus padres estaban no quería quedar como una estúpida.

Y lo estaban.

Edward los llamo para que me conocieran.

-¿Esme?¿Carlisle?-grito.Y casi me deja sorda,dado que yo estaba muy cerca de el.

Una mujer hermosa se asomo por la puerta de lo que supuse era la cocina.Y un hombre increíblemente guapo lo hizo por la escalera de madera que unía el segundo piso con el salón.El cual no sabia decir si era igual o estúpidamente mejor que el exterior de la casa.

-Hola,cariño-dijo la mujer mirando a Edward.
-Creíamos que ibas a venir solo-decía el padre de Edward mientras bajaba la escalera y se acercaba-.Suerte que tu madre ha hecho comida para siete,por costumbre.
Edward me miro,con la suplica en sus ojos.Yo asentí.
-Esme,Carlisle,esta es Bella.Bella,ellos son mis padres.
Esme se acerco primero y me dio dos besos en las mejillas.
-Encantada de conocerte,cielo.
-Igualmente-respondí.
Carlisle también se acerco para darme dos besos.
-Es un placer conocerte.

Asentí mientras sonreía.

Edward rompió el hielo.

-Y bien...¿Que hay de comer?

Todos nos reímos.

-Lobster rum-dijo Esme.
Edward se lamió los labios de una manera muy graciosa,pero no tenia ni idea de que era.
-Es langosta al ron.A Edward le encanta la comida italiana-me dijo Carlisle al ver mi cara extrañada.
Edward me paso el brazo por los hombros.
-Esta bueno,tranquila-me susurro al oído.
Eso esperaba,por que yo era bastante rarita con respecto a la comida.
Al cabo de un rato me acorde.
-Tengo que llamar a Yaiza,para que sepa que no voy a ir a comer.Ahora vuelvo-me disculpe mientras me ausentaba del comedor al salón.

Después de tres pitidos alguien lo cogió.
-¿Diga?-era Yaiza.
-Oye,Yaiza,hoy no voy a ir a comer a casa.Los padres de Edward me han invitado-le dije.
-Acaba de llegar y se cree con derecho de ir de casa en casa-susurro como si no quisiera que la escuchara.
-¿Has dicho algo?

Hubo una pausa.

-No,pero bueno,igualmente no había echo la comida todavía.Que te lo pases bien-la linea se cortó.

Guarde el móvil y me fui desconcertada al comedor para seguir hablando con los padres de mi novio.

Entre y me senté al lado de Edward con una sonrisa forzada.

-¿Que te ha dicho?-me pregunto Edward.
Le sonreí.
-Por suerte,no había empezado ha cocinar.Aunque creo que estaba un poco molesta-esto lo dije en voz baja,solo para él.

Pero,para mi mala fortuna,Carlisle y Esme también lo escucharon.

-¡Oh!Lo sentimos mucho.No creíamos que fuera algún problema-exclamo Esme.

Yo seguí con mi sonrisa forzada.

-No,no hay ningún problema.Es solo que mi hermanastra...-hice un gesto con la mano,haciendo entender que sabría explicar lo que le pasa-.Pero,de verdad,no importa.Aunque en un principio no me iba a quedar a comer,la verdad.

Me reí.Aunque fue mas bien una risilla.

Tanto Esme como Carlisle me miraron con una ceja alzada.
-Es que solo habíamos venido para dejar la mochila de Edward-me explique.
Esme miro a Edward.
-¿En serio?Creí que nos habías dicho que hoy comerías tu solo en casa,no que nadie vendría a comer a casa-dijo con tono acusador.

Entonces caí.Había sido una trampa para que me quedara.¡Que tramposo era!

Edward sonrió.
-Nunca me hubiera dicho que si,a menos que la engañara,así que... De nada.
Esme le dio un ligero toque en el hombro con la mano.
Yo mire al suelo.
Edward seguía riendo y su madre riñiéndole pero yo estaba muy enfadada como para mirar en su dirección.No me gustaban las mentiras.Y mucho menos que me mientan.

-Oye,Bella-dijo mi novio de repente-,¿quieres que te enseñe el resto de la casa?
Yo asentí.Le esperaría una buena cuando llegáramos a su cuarto.

Me enseño el cuarto de Alice y Rosalie,que lo compartian,al igual que Jasper y Emmett.La de ellas era enorme y de tonos muy,pero que muy femeninos.Era de paredes malvas y blancas(aunque los tonos cambiaban según en que sitio se encontraba,por la parte de Rose o por la parte de Alice),techo blanco y suelo de madera.Su decorado era igual de femenino,blanco por aquí,lila por allá.La de los chicos era otro mundo.El lado de Jazz era una mezcla de blanco y negro y azul(por que era igual que la habitación de las chicas,por partes cambiaba la habitación-sinceramente era increíble el simple momento,el poder ver las habitaciones-)y el de Emmett era absolutamente increíble.La funda de la almohada tenia una especie de tribales y el suelo era alucinante.Aunque Edward me explico que intercambiaban los puestos con los chicos para poder estar las parejas.A todo el instituto,al parecer,les parecía raro,sin embargo,a mi no.Eran adoptados,no tenían por que actuar como hermanos de sangre.Y gracias a Dios,no había otra chica para Edward.

Me mostró también las habitaciones de invitado y cuando me dijo que había una para chicas y otra para chicos,le mire con la boca abierta,sin poderlo evitar.

Luego Edward me llevo a su cuarto.Y me quede asombrada.
Era absolutamente asombrosa.Tenia tonalidades doradas que pegaban totalmente con la casa.
Era la habitación con mas clase de todas las que me había mostrado.
Tenia montones de CD's y muchos libros,también.
-Puedes parpadear,si quieres-dijo de repente.
-¿Que?
-Es que no paras de mirar la habitación.¿No te gusta?-pregunto,con tono de burla.
Le mire incrédula.
-¿Estas de guasa?Es increíble.Nunca había visto tanta clase conjuntada con lo juvenil,así ,como si nada.Es increíble.Tenéis mucho gusto,la verdad.
Sonrió.
-Esme es,digamos,diseñadora de interiores.
-Wow.
Fue en dirección a la cama y se sentó.Entonces,me invito.
-Luego te enseño el "jardín",por llamarlo de algún modo,en el que montamos en quads y la piscina.Si quieres,claro.
Justo cuando iba a sentarme,me puse de pie del impacto de sus palabras.
-¿Quads y piscina,en serio?Wow...-dije con tono apático.
Le vi fruncir el ceño.
-¿Que pasa?-me pregunto.
Me senté a su lado y apolle mi cabeza en su hombro.Me gusto que me rodeara con su brazo.
-Me siento como si fuera nada.Tienes una casa increíble,una familia increíble y tu en si,eres increíble...Paresco una estúpida,¿verdad?-le pregunte,ya que me estaba poniendo "histérica" por idioteces.
-No seas tonta-me dijo mientras me abrazaba-.No deberías sentirte así.Yo creo que simplemente es suerte.

Miro en dirección a la cristalera.

No creía mucho en la suerte,ya que,por lo normal,yo tenia mala suerte.

Optaba mas por la teoría del esfuerzo,el orden y,en mi caso,la coordinación.

Volvió el rostro y su cara quedo a muy pocos centímetros de la mía.Estaba tan cerca que su aliento se mezclaba con el mio.

Se inclino mientras apretaba aun mas su brazo a mi al rededor.Ambos serramos los ojos y...

-¡Chicos!Ya podéis bajar a comer-grito Esme desde el piso de abajo.

Edward y yo dimos un respingo del susto.Luego nos reímos como niños.Me tomo de la mano y salimos de su cuarto para luego bajar las escaleras.



La comida estuvo riquísima y pude hablar con mas fluidez con los padres de Edward.Me sentí bien.



Pero tube que irme al cabo de un rato,y Edward tenia pensado que me quedara hasta la noche, ya que me había llegado un sms de Yaiza.


Decía:


"Hey,Bella,mi madre vuelve hoy y se me ha ocurrido que podríamos hacerle algo.¿Te apuntas?Por favor... Ven cuanto antes."


-¿Te importa que me vaya ya?-le pregunte,mientras acariciaba el cuello de su camisa.


Estábamos tumbados en su cama y yo estaba recostada en su pecho por lo que no podía verle la cara.


-No,no me importa.Además,el sábado te voy a tener para mi solo así que...


Me revolví en sus brazos y le mire.


-Pensé que esta noche la pasarías en mi casa hasta las nueve o diez-le regañe.

Me miro sorprendido.

-Así que era eso lo que tenias para mi esta noche...

Me sonroje.

-Era para que pasáramos un rato juntos-le explique.

Se rió.

-Eres encantadora cuando te sonrojas-dijo.Luego recosto su cabeza,por lo que solo pude ver se cuello-.Supongo que no hay problema por mi parte,pero no creo que me hallan invitado.

Aunque no pudiera verme,le fruncí el ceño.

-Creo que acabo de hacerlo.

Sus carcajadas llenaron la habitación.

-Esta bien.De todos modos me apetece saber como esta Melania.Aunque...-se callo.

Me senté en la cama y le mire,ya que ahora si lograba ver su rostro.

-¿Que pasa?-le pregunte.

El me lanzo una media sonrisa.Falsa.

-No es nada.

Le mire mal.

-No sabes cuanto odio que me mientan.Dímelo.

-Que no es nada-soltó unas risillas.

Se sentó a mi lado y me paso el brazo por los hombros,o mas bien lo intento,ya que yo me puse en pie.

-Edward Cullen,¡dímelo!-le exigí.

Suspiro.

-Esta bien.Simplemente es que no me cae muy bien.

Me acerque a el y me recibió con brazos abiertos.Me senté en su regazo y rodee su cuello con mis brazos.

-Explicate-le pedí.

El me miro,pensativo.

-Es solo que a veces,o eso me parece a mi,interrumpe conversaciones,en las que no se la nombra,por cosas estúpidas como "¿quien quiere brindar?" o "¿me pasas la sal?".Se que suena estúpido-dijo cuando le lance una sonrisa ingenua-, pero lo pide con voz casi a grito,como si lo hiciera adrede.

Asentí.Se me había ocurrido una cosa.

-Bueno,pues como hoy te quedas en casa a cenar,lo comprobaremos.

Soltó una carcajada.

Me quede embobada.No me podía creer que gente como los Cullen,en especial mi novio,Edward,existiesen.Eran como... perfectos.Pero no era así,lo había comprobado.Edward se hacia mucho el gracioso para ser perfecto.

Aunque nunca,o al menos no dentro de poco,le diría que eso me encantaba.

-¿Lo dices en serio?-me pregunto con una sonrisa.

Asentí con otra en los labios.

-Sip.

Meneo la cabeza.

-No tienes remedio.

Le enseñe la lengua y el se rió.

Llegamos a mi casa a eso de las cinco.Charlie había ido a buscar a su novia al aeropuerto y Yaiza ya había empesado.Había colocado un cartel que rezaba:"¡Bienvenida a casa,mamá!",y había cocinado una especie de tarta.Al menos era de chocolate.

-¿Te vas a quedar a la cena,Edward?-le pregunto Yaiza.

-Si-le conteste yo desde la cocina.

Edward y yo estabamos ayudando un poco con la cena,o mas bien yo,porque lo que era Edward no queria tocar el horno.

-Te lo juro,Bella.Una vez que me toco a mi hacer la cena intenta cocinar algo que tenia que calentar en el horno y por poco quemo la casa.Hazlo tu-me habia dicho cuando le pregunte que por qué no podia poner el temporizadr del horno a 45 minutos.Me habia reido bastante,la verdad,pero se lo merecia.

Cuando estabamos a punto de asomarnos a la puerta y mirar por si Charlie ya regresaba con Melania,se oyeron las llantas de un coche contra el asfalto de la entrada principal.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ESpero que os halla gustado porque me he pegado mas de tres semanas para hacerlo.

ciao!!!

3 comentarios:

  1. HOLA POR FAVOR PASEN POR MI BLOG
    http://raquel-despuesdelamanecer.blogspot.com/
    SEGURO LES ENCANTA

    ResponderEliminar
  2. hola pasen por mi blog http://adictasalamoda-raque.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Tu mejor historia ¡¡¡PARTICIPA!!! http://elrincondebonnie-bonnie.blogspot.com/2010/11/quiero-celebrarlo-con-vosotras-os.html

    ResponderEliminar